Filtro de agua artesanal

A continuación te vamos a enseñar varios métodos para fabricar un filtro de agua artesanal. Como seguramente ya sabrás, el agua es esencial para la vida, para nuestra existencia. No podemos sobrevivir muchos días sin agua, por ese motivo, puede ser muy útil que sepas hacer un filtro de agua casero en caso de emergencia. A continuación te mostramos diferentes tipos, para que puedas decantarte por uno u otro dependiendo de los materiales que tengas disponibles en el momento de necesidad.

Filtro de agua artesanal

Filtro de agua multinivel

Para hacer este filtro necesitarás dos botellas de agua o recipientes de plástico, uno lo utilizarás para el agua no filtrada y el otro exclusivamente para el agua ya filtrada. Es vital no contaminar el recipiente del agua filtrada con agua sucia. En el caso que escojas dos botellas de plástico para hacer este filtro, deberás cortar la boquilla de la botella que vayas a llenar con el agua filtrada. Los materiales que pueden funcionar en este tipo de filtro son piedras grandes, piedras pequeñas, arena gruesa, arena fina, carbón vegetal (imprescindible) y un trapo, pañuelo o trozo de tela. Si no tienes ningún trozo de tela, puedes utilizar una buena base de hierbas. Dicho esto, comencemos con las instrucciones:

  • Haz unos agujeritos pequeños con la punta de un cuchillo o un punzón a la base de la botella de agua no filtrada. Contra más pequeños sean los agujeros, menos materiales pasarán.
  • Haz una fogata para conseguir el carbón vegetal. Una vez que se enfríe, hazlo añicos con una martillo o en su defecto, una piedra plana.
  • Coloca el trozo de tela en la botella que va a contener el agua sucia, muy apretado en la base.
  • Echa el carbón vegetal.
  • A continuación, ve echando lo que hayas podido conseguir del material que te hemos comentado anteriormente, por orden de medida, de menor a mayor tamaño. Es decir, arena fina, arena gruesa, piedras pequeñas y piedras grandes.
  • Ahora ya puedes comenzar a filtrar el agua. Si no has lavado los materiales utilizados, realiza 3 o 4 filtraciones antes de utilizar el agua. Si ya has lavado los materiales, con una vez tendrás suficiente.
  • Recuerda que se trata de agua filtrada, no purificada. El filtrado del agua no garantiza que sea completamente segura para la salud, ya que todavía puede contener virus o bacterias peligrosas. Si quieres purificar el agua, hiérvela 2 o 3 veces antes de beberla para matar las bacterias y los parásitos. También puedes utilizar pastillas de purificación.

Filtro de agua de una sola capa

Para hacer este filtro necesitarás como en el caso anterior, dos botellas o contenedores de plástico. Uno lo utilizaremos como filtro y el otro como recipiente para el agua filtrada. Además de las botellas, necesitarás un trozo de tela o un filtro de café.

  • Si tiene la botella que vamos a utilizar de filtro tiene tapón, córtale la base. Si no tiene, déjala tal cual.
  • Haz un agujerito en el tapón de la botella que vayamos a utilizar de filtro. Si no tiene tapón, haz unos minúsculos agujeros en la base de la botella.
  • Coloca la tela o el filtro de café tapando el agujerito o agujeritos que hemos hecho.
  • Llena la botella-filtro de agua y pasa el agua filtrada a la otra botella.
  • Recuerda que se trata de agua filtrada, no purificada. El filtrado del agua no garantiza que sea completamente segura para la salud, ya que todavía puede contener virus o bacterias peligrosas. Si quieres purificar el agua, hiérvela 2 o 3 veces antes de beberla para matar las bacterias y los parásitos. También puedes utilizar pastillas de purificación.
Filtros de agua caseros

Filtro de agua de tela

Para hacer este filtro necesitarás un contenedor, unas gomas elásticas y un trozo de tela.

  • Coloca la tela tapando la boquilla de la botella o contenedor.
  • Sujeta la tela con unas gomas. Si no tienes, también puedes utilizar un trozo de cuerda o un alambre. Si no encuentras nada que pueda servirte, sujeta la tela con tus manos.
  • Llena el recipiente con agua a través de la tela.
  • Recuerda que se trata de agua filtrada, no purificada. El filtrado del agua no garantiza que sea completamente segura para la salud, ya que todavía puede contener virus o bacterias peligrosas. Si quieres purificar el agua, hiérvela 2 o 3 veces antes de beberla para matar las bacterias y los parásitos. También puedes utilizar pastillas de purificación.

Filtro de agua de relleno de almohada

Para hacer este filtro necesitarás una botella de plástico, el relleno de una almohada, arena y piedras pequeñas.

  • Corta la botella por la mitad. La parte de la boquilla la utilizaremos como filtro y la otra parte para contener el agua filtrada.
  • Rellena la boquilla de la botella con el tapón puesto con el relleno de almohada, que quede bien apretado.
  • Después, echa la arena.
  • Finalmente, pon las piedras.
  • Ahora ya puedes llenar la botella de agua y quitar el tapón para que vaya cayendo al recipiente limpio.
  • Como en el primer fitro, si no has lavado los materiales utilizados, realiza 3 o 4 filtraciones antes de utilizar el agua. Si ya has lavado los materiales, con una vez tendrás suficiente.
  • Recuerda que se trata de agua filtrada, no purificada. El filtrado del agua no garantiza que sea completamente segura para la salud, ya que todavía puede contener virus o bacterias peligrosas. Si quieres purificar el agua, hiérvela 2 o 3 veces antes de beberla para matar las bacterias y los parásitos. También puedes utilizar pastillas de purificación.

Te aconsejamos que le eches un vistazo al filtro de agua casero de arena, carbón y piedras.