Filtro de agua de carbón activado

El agua potable es una necesidad para una salud óptima. No sólo el sabor del agua potable refresca mejor, sino que también, es más segura. El agua contaminada causa innumerables muertes en todo el mundo en los países donde el agua desinfectada no es una opción. Por desgracia, el agua desinfectada no siempre es saludable, ya que se utilizan diversos productos químicos agresivos para limpiarla. Afortunadamente, los filtros de agua de carbono no sólo mejoran el sabor del agua potable, sino que también pueden hacer que sea más segura para el consumo.

Filtro de agua de carbón activado

Principales contaminantes que el filtro de carbón activado puede eliminar

Los filtros de agua de carbón activado utilizan el carbón como agente de filtración primaria. El carbón activado en muchos casos es sólido y el agua pasa a través de él y se purifica. Este proceso de filtrado elimina el mal gusto y, lo más importante, los contaminantes peligrosos que ponen en peligro la salud humana. Algunos de los contaminantes principales eliminados por la filtración del agua con filtros de agua de carbón sólido son:

Amianto

Todo el mundo sabe los peligros del amianto a través de los numerosos casos de muertes relacionadas con el cáncer en las personas que han trabajado con esta sustancia peligrosa. La preocupación más común sobre la exposición al amianto es la inhalación. Sin embargo, si la sustancia se traga, también puede ser absorbida por el sistema digestivo y causar cáncer y otras enfermedades relacionadas con el amianto.

Quistes

Los quistes de Giardia son un parásito que puede infectar el tracto intestinal si se consume. Muchas personas están familiarizadas con estos parásitos si son propietarias de los animales que han contraído "gusanos". Estos protozoos también pueden infectar a los humanos, con resultados aterradores.

Plomo

El plomo es venenoso. La gente es consciente de las advertencias sanitarias acerca de la pintura de plomo. El plomo en el agua potable es muy peligroso, y puede causar enfermedades graves incluyendo graves daños cerebrales, en el sistema nervioso y renales. Esto incluye que el agua potable fluya a través de las tuberías de plomo.

Ciertos plaguicidas

Los plaguicidas parecían una buena idea no hace mucho tiempo; una gran manera de asegurarse de que las plantas no están infestadas de plagas indeseables. Lo que la gente no se da cuenta es que estos pesticidas se filtran en el suelo y llegan hasta los suministros de agua. Esto contamina el agua potable de los seres humanos y los animales. Consumir pesticidas es igual que consumir veneno, así de simple.

Trihalometanos

Los trihalometanos son un subproducto del proceso de cloración en la purificación del agua. Mientras que el cloro ha hecho un buen trabajo en términos de salvar a la gente de enfermedades tan extremas como la fiebre tifoidea, los trihalometanos resultantes en realidad consisten en cuatro productos químicos peligrosos: cloroformo, bromodiclorometano, dibromoclorometano y bromoformo. Estos productos químicos desagradables están estrechamente regulados por la EPA, ya que pueden causar cáncer de vejiga y cáncer de colon.

Compuestos orgánicos volátiles

Los compuestos orgánicos volátiles, conocidos como COV, son sustancias químicas orgánicas que se convierten en peligrosas a ciertos niveles de temperatura. Estos compuestos no sólo son peligrosos para la salud humana, sino también para el medio ambiente, ya que los productos químicos disipados pueden elevarse a la atmósfera y causar la lluvia ácida. El formaldehído es un ejemplo de un COV que puede causar riesgos serios de salud en cualquier ser humano que lo consuma.

Filtros de agua carbón activado

Filtración del agua

Así que, ¿Tu familia y tú, cómo os podéis proteger de estos peligrosos contaminantes y productos químicos que hay en el agua potable? Filtrándola. El agua potable que consumes, está debidamente desinfectada. El problema es que son los productos químicos que se utilizan para la desinfección los que pueden causar algunos de los peligros. Si vives en una casa antigua con tuberías de plomo, estás expuesto a la intoxicación por plomo. ¿Qué pasa con el agua de pozo? Todo lo que tienes que hacer es filtrarla con un filtro de carbón activado para protegerte de problemas de salud graves. He aquí cómo funciona el filtrado de carbón activado:

A medida que el agua entra en el filtro, pasa a través de la primera etapa del filtro que se fabrica con algodón refinado. Esto hace que el agua alcance una carga molecular positiva. Los contaminantes bacterianos y coloidales exudan una carga negativa, y la primera fase del filtro de agua absorbe estos contaminantes a medida que pasan a través.

A continuación, el agua fluye a través del carbono real. Se trata de un bloque apretado de carbón activado y polietilenos. Estas excelentes y pequeñas sustancias eliminan elementos peligrosos, tales como organismos microscópicos, amianto cancerígeno, turbidez y cualquier partícula adicional demasiado grande para pasar a través de él. El carbono también cambia la estructura molecular del cloro, plomo, compuestos orgánicos volátiles y pesticidas que se han filtrado en tu agua potable. El filtrado de carbono no sólo es clave para la limpieza del agua, sino que también aporta un sabor fresco. Es clave en la eliminación de algunos de los elementos más peligrosos que se encuentran en el agua potable.

El paso final en el filtrado del agua con un filtro de carbón activado es el paso por el último filtro para conseguir una calidad farmacéutica. Este filtro en realidad protege las parte anteriores del filtro. El post-filtro sella el bloque de carbón para asegurarse de que se mantiene intacto y en su lugar entre el filtro y la carcasa. Al utilizar los otros filtros de agua, estás protegiendo el carbón activado y extendiendo la vida útil de tu filtro de agua, por lo que tendrás agua potable y fresca durante mucho más tiempo.