Filtro de agua escolar

Se han realizado estudios acerca de los beneficios que aportan a los estudiantes de los programas de hidratación en las escuelas. En 2003 se llevó a cabo el Sandwell Children's Fund durante 12 meses. Ochenta y siete escuelas participaron en este proyecto, y a cada escuela se le asignó una máquina de agua (enfriadora/dispensadora) por cada cien niños.

Filtro de agua escolar

Durante el proyecto se observaron varias métricas clave, y una vez finalizado el proyecto, los resultados fueron muy concluyentes.

Proporcionar una máquina de agua, ya sea enfriadora o simplemente dispensadora, demostró tener un efecto mensurable en el comportamiento de los niños:

  • Hubo una mejoría notable en la concentración de los niños.
  • Los niños estaban menos cansados y aletargados.
  • Menos niños se quejaron de dolores de cabeza.
  • 9 de cada 10 niños afirmaron que tenían menos sed.
  • Los niños bebieron menos bebidas gaseosas.
  • Los niños bebieron más agua en el hogar.
  • Los maestros bebieron más agua.
  • Hubieron menos interrupciones en clase.
  • Los niños se volvieron más conscientes de sus cuerpos y sus necesidades.
  • Los niños bebieron más agua durante la hora del almuerzo.
  • Los niños fueron los responsables del agua en la clase.
  • Los niños prefirieron agua fría al agua del grifo.

Todos los alumnos deberían tener acceso a agua potable en todo momento en diferentes puntos en y alrededor de la escuela, sin tener en consideración como "fuentes" los grifos de los baños. Los alumnos deberían poder llevarse el agua con ellos y poder consumirla tanto en clase como durante la hora del almuerzo.