Filtro de agua para pecera

Elegir el sistema de filtración correcto para tu acuario es una decisión importante que tendrá un impacto no sólo en el tipo y cantidad de peces que deseas mantener, sino también en la cantidad de mantenimiento que el sistema requiere. El sistema de filtración es responsable de mantener el agua clara y libre de partículas (pequeños fragmentos de material vegetal, restos de comida, heces, productos de desecho de los peces, etc.) y los compuestos tóxicos que son peligrosos para los habitantes. A continuación te informaremos de los puntos fuertes y débiles de los tipos de filtros más comunes, de esta forma, podrás tomar la decisión correcta en la elección del filtro para tu acuario.

Filtro de agua para pecera

Hay tres tipos de filtros que son necesarios para la salud de cualquier acuario:

  • Mecánico.
  • Químico.
  • Biológico.

Antes de elegir un sistema de filtración, es importante entender los tres, y cómo beneficiará a tu acuario.

Filtro de agua mecánico

La filtración mecánica es el proceso en el que se elimina la materia particulada desde el agua. Para lograr esto, el agua del acuario es forzada a través de un medio (materiales) que está diseñado para atrapar y contener estas partículas diminutas. Este medio está disponible en muchas formas, incluyendo diferentes tipos de espuma, hilo, almohadillas, pliegues de papel y tierra diatomácea. Para que funcione correctamente, es importante que este medio se limpie regularmente para eliminar la materia particulada atrapada, antes de su descomposición y adición de los productos de desecho en el acuario.

Filtro de agua químico

La filtración química elimina los productos químicos tóxicos o no deseados a medida que el agua pasa a través de unos medios químicos o resinas. Ha habido una serie de avances en los últimos años, dándonos nuevos productos que están dirigidos a la eliminación de productos químicos específicos o exceso de nutrientes desde el agua. Si se utilizan correctamente, estos medios pueden ser incorporados en la filtración tanto para mejorar la calidad del agua, como para reducir la cantidad de mantenimiento y los cambios de agua necesarios para mantener un acuario saludable. Sin embargo, es importante controlar cuidadosamente la química del agua y realizar cambios de agua según sea necesario.

Filtro de agua biológico

En la filtración biológica, diferentes tipos de bacterias convierten los subproductos químicos tóxicos producidos por los habitantes del acuario en nutrientes menos tóxicos. Este proceso de descomposición por las bacterias se llama el ciclo del nitrógeno.

En el ciclo del nitrógeno, los productos de desecho de los peces, las plantas y los invertebrados, junto con los organismos muertos o restos de comida, se descomponen por bacterias y hongos en amoníaco. El amoníaco es extremadamente tóxico para todos los habitantes del acuario, y se divide en nitritos debido a una bacteria amante del oxígeno conocida como Nitrosomonas. Aunque los nitritos no son tan tóxicos como el amoníaco, incluso en bajas concentraciones en el acuario, pueden ser perjudiciales para los peces e invertebrados. Nuevamente, otra bacteria llamada Nitrobacter, que también utiliza oxígeno, actúa de una manera similar a los Nitrosomonas, y esencialmente cambia los nitritos a nitratos relativamente inofensivos. Los nitratos, en niveles de bajos a moderados, no dañarán a la mayoría de los peces o invertebrados, pero pueden ser la fuente de algunos problemas de algas antiestéticas si no se controla tanto por la filtración química como por los cambios de agua.

Para que el ciclo de nitrógeno que funcione correctamente, debe haber un área destinada al crecimiento de una cantidad suficiente de estas bacterias, y sus necesidades de oxígeno deben quedar cubiertas. La filtración biológica se produce en cierto grado en todos los filtros y en las zonas del acuario donde estas bacterias están presentes tales como el agua, el sustrato y los motivos decorativos. La capacidad de un filtro biológico se determina por el área superficial disponible para el crecimiento bacteriano y el contenido de oxígeno del agua que pasa por encima de ellos. No todos los filtros tienen la misma capacidad cuando se trata de filtración biológica. Los filtros biológicos expuestos al aire van a tener una mayor capacidad.

Filtro de agua para acuario

Tipos de filtros

Hay muchos tipos de filtros actualmente en el mercado que varían en tamaño, precio, y capacidad para realizar los tres tipos esenciales de filtración. Estos filtros incluyen:

  • Internos.
  • Bajo Grava.
  • Eléctrico.Bote.
  • Húmedo/seco.

Es importante saber qué tipo de peces vas a tener en tu acuario antes de elegir un filtro para tu sistema. Algunos acuarios, como los acuarios de agua dulce con plantas vivas, no requieren un filtro biológicamente eficaz, pero sí requieren un filtro que eficiente tanto química como mecánicamenre. Por otro lado, un acuario sin plantas, como por ejemplo, uno muy surtido de cíclidos africanos va a requerir un filtro, o una combinación de filtros, que sean eficientes en los tres tipos de filtración.

Filtros internos

Los filtros internos vienen en muchos estilos diferentes, y se colocan simplemente en el acuario ya sea sobre el sustrato, o montados en una de las paredes con ventosas. Ellos incluyen filtros de caja esquinera y modelos de esponja. Para la mayoría de los filtros internos, se debe conectar un tubo a la entrada del filtro e impulsar el aire exterior gracias a una bomba situada fuera del acuario. Se bombea aire a la parte inferior del filtro, éste se mueve a través del filtro, y se libera después a través de la parte superior del filtro donde se disipa a la superficie del agua. La acción de las burbujas de aire crea el movimiento del agua a través del filtro lo que le permite realizar la filtración.

Filtros bajo grava

Este filtro consiste en una placa ranurada que se instala debajo del sustrato (por ejemplo, grava) y tiene múltiples tubos, llamados tubos de levantamiento, que se extienden ascendentemente, hacia la superficie del agua. Se instala un difusor de aire dentro de los tubos de levantamiento, o se coloca un cabezal de alimentación en la parte superior del tubo, para sacar agua a través del sustrato y a través de los tubos.

La filtración mecánica se logra cuando el agua fluye a través del sustrato, que atrapa cualquier partícula. Es muy importante que se utilice de forma semanal un limpiador de grava para eliminar las partículas antes de que comiencen a descomponerse y se conviertan en una parte de la carga biológica.

La filtración biológica se lleva a cabo por las bacterias que viven en la gran área de superficie del sustrato por la que el agua está pasando. La filtración biológica, sin embargo, está limitada debido al menor contenido de oxígeno del agua que pasa a través del sustrato.

Filtros eléctricos

Los filtros eléctricos son unos filtros que se cuelgan en la parte posterior del acuario. La mayoría de estos filtros emplean los tres tipos de filtración y son muy fáciles de mantener. Estas unidades también incluyen una bomba necesaria para sacar el agua del filtro y quedan completamente independientes del ambiente. El agua del acuario entra en el filtro utilizando un tubo en forma de "U", ésta fluye a través de un cartucho u otro tipo de medio de filtración. La mayoría de los modelos requieren cartuchos de filtración, por lo general contienen carbón activado y están diseñados para el modelo específico de filtro.

Filtros de bote

Estos filtros son unidades de presión que se colocan generalmente debajo del acuario y realizan los tres tipos de filtración. Están disponibles ya sea en una unidad completa que incluye su propia bomba, o en una forma modular que requiere una bomba adicional. Las unidades modulares son útiles cuando se completan con otros tipos de filtración, tales como un filtro húmedo/seco. Las unidades completas utilizan un tubo en forma de "U" y por lo general, una barra de pulverización para el retorno de agua. Una vez que el sistema está instalado en el acuario, se inicia el sifón permitiendo que el agua fluya desde el acuario hasta el filtro canister.

Filtros húmedos/secos

Los filtros húmedos/secos se encuentran normalmente debajo del acuario y utilizan un dispositivo de rebosadero para regular la cantidad de agua suministrada al filtro. El dispositivo de desbordamiento incorpora dos cajas, una dentro y otra fuera del acuario, por lo general, colocada en la parte posterior.