Filtro de agua vs agua embotellada

Tanto el agua del grifo como el agua embotellada contienen numerosos contaminantes orgánicos e inorgánicos. La exposición acumulativa a estos contaminantes a través del tiempo puede debilitar tu sistema inmunológico y causar daño celular o incluso la mutación celular (cáncer).

Filtro de agua vs agua embotellada

La mayoría de la gente tienden a utilizar los términos de "filtración de agua" y "purificación de agua" de manera intercambiable. Sin embargo, en la industria del agua, hay una diferencia, y es importante saber cuál es.

Así que vamos a explicar brevemente la diferencia antes de resumir los principales beneficios de beber agua filtrada.

Agua Potable Filtrada vs Agua Purificada

Los filtros de agua que utilizan métodos de filtración, tales como la adsorción, carbono, carbón activado, fluxión cinética de degradación (KDF) y de filtración de partículas producen agua agua potable.

Los sistemas de agua que utilizan métodos de purificación tales como la ósmosis inversa, destilación, ozono y luz ultravioleta producen agua purificada.

Para el uso diario, se recomienda agua potable filtrada sobre el agua purificada, y hay muchas razones para esta recomendación.

Una razón importante es que numerosos estudios han demostrado que el agua potable rica en minerales es la más saludable. Tanto la ósmosis inversa como la destilación desmineralizan el agua.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un estudio sobre el agua potable en el que se mostraba evidencia de diversos riesgos para la salud asociados con el consumo de agua desmineralizada.

La mayoría de la gente creen que el agua tratada con ósmosis inversa es el agua más pura disponible, pero realmente es mejor el agua potable.

El proceso de ósmosis inversa elimina muchos contaminantes, pero no elimina algunos contaminantes críticos encontrados en el agua del grifo, como los productos químicos orgánicos volátiles, el cloro y las cloraminas, productos farmacéuticos y una serie de otros productos químicos sintéticos.

Hay momentos en los que el agua purificada puede ser beneficiosa. Por ejemplo, el agua destilada a menudo se recomienda por muchos profesionales de la salud para la limpieza periódica y la desintoxicación.

Sin embargo, se cree que el agua filtrada que todavía contiene minerales de origen natural es más saludable que el agua desmineralizada.

En cuanto a la limpieza, se habla mucho del agua alcalina. El agua ionizada es más eficaz que el agua purificada y aporta unos beneficios adicionales para la salud, incluyendo sus súper propiedades hidratantes y oxigenantes.

El agua ozonizada también ha supuesto beneficios para librar al cuerpo de virus y microbios, pero también es altamente oxidante (es decir, promueve el envejecimiento y la acidificación corporal).

La luz ultravioleta se utiliza para matar las bacterias del agua, pero no elimina los contaminantes químicos. Tanto el ozono como la radiación ultravioleta son eficaces cuando se usan en conjunción con otros métodos de filtración de agua, tales como con el bloque de carbono y la fluxión cinética de degradación.

4 beneficios clave del agua potable filtrada

Agua limpia y rica en minerales

Un filtro de buena calidad para toda la casa será capaz de eliminar los peores contaminantes de tu fuente de agua (grifo) sin eliminar los minerales de origen natural, que son fundamentales para una salud óptima.

Sin embargo, el tipo de filtro de agua que elijas (para toda la casa, encimera, debajo del fregadero o jarra), determinará la eficacia de filtración del agua.

En otras palabras, la mayoría de los filtros de agua potable que emplean más de un tipo de filtración producen agua mucho más limpia que la que se puede conseguir, por ejemplo, con una jarra con filtro.

Cómodo y fácil de usar

La mayoría de los filtros de agua del grifo, como el filtro de encimera o grifo, los puedes instalar tú mismo en cuestión de minutos.

Después de eso, simplemente abres el grifo y el agua que corre a través de tu filtro es perfecta para beber o cocinar o cepillarte los dientes.

Al instalar un filtro de agua en casa, no tendrás que hacer más viajes a la tienda y volver cargado con un montón de botellas o garrafas de agua. Realmente es lo más práctico.

Lo único que tienes que hacer es mantener el filtro de agua cambiando los filtros y limpiando el sistema de acuerdo con las directrices del fabricante.

Filtro de agua o agua embotellada

Control de la calidad del agua

Uno de los mayores problemas que se puede tener con el agua embotellada es que no importa lo que ponga en la etiqueta, nunca sabrás realmente lo que estás bebiendo.

Numerosos estudios acreditados han revelado que hasta el 40 por ciento de toda el agua embotellada es agua re-procesada del grifo.

Otro factor importante a tener en cuenta es que la mayoría de las aguas embotelladas se purifican por ósmosis inversa o destilación. Estas aguas desmineralizadas se consideran poco saludables para el uso a largo plazo.

Cuando inviertes en un filtro de agua, como por ejemplo, el que puedes instalar en una encimera, grifo o debajo del fregadero, puedes obtener un informe de la calidad del agua que bebes y sabes qué contaminantes están siendo filtrados por el filtro de tu casa.

La mayoría de los fabricantes también ofrecen prefiltros o filtros especiales que se pueden añadir, si es necesario, para eliminar los contaminantes del agua específicos de tu fuente de agua.

Rentable

De acuerdo con la Organización de Evaluación de Alimentos y Agua, con el filtro doméstico cada 4 litros te cuestan entre 0,02 y 0,10 €, en comparación con los 0,80 € a 6 € que te pueden costar cada 4 litros de agua embotellada.

En la gama media para ambos, un filtro de agua doméstico te costará unos 40 € al año en comparación con unos 1.200 € al año de agua embotellada.

Incluso los filtros de agua más caros son significativamente más rentables que el agua embotellada, especialmente cuando se evalúan los costos en un período de 5, 10 y 20 años.